visitas en este momento

miércoles, 3 de marzo de 2010

VERRUGAS GENITALES



El virus responsable de las verrugas genitales se llama virus del papiloma humano (VPH). Existen más de 70 tipos diferentes del VPH y algunos de ellos causan verrugas genitales.
Las verrugas genitales se pueden encontrar en el pene, la vulva, la uretra, la vagina, el cuello uterino, la laringe, al igual que en el ano y a su alrededor.
Otros tipos de VPH están asociados con verrugas comunes o planas en otras partes de la piel, como las manos. Sin embargo, las personas no contraerán verrugas genitales por contacto con verrugas en las manos u otras partes del cuerpo.
La infección con el virus del papiloma humano alrededor de los genitales es común, aunque la mayoría de las personas son asintomáticas. No obstante, incluso si usted no tiene síntomas, debe recibir tratamiento para evitar complicaciones y la diseminación de la afección a otros.
En las mujeres, el virus del papiloma humano puede invadir las paredes de la vagina y el cuello uterino. Estas verrugas son planas y no son fácilmente visibles sin el uso de procedimientos especiales.
Ciertos tipos del VPH pueden conducir a cambios precancerosos en el cuello uterino, cáncer cervical o cáncer anal. Se denominan tipos de VPH de alto riesgo.
Los siguientes son hechos importantes acerca de cómo se puede propagar el VPH y las verrugas genitales:
La infección por el VPH se transmite de una persona a otra a través del contacto sexual que compromete la membrana mucosa o la piel anal, oral o vaginal. Es posible que las verrugas genitales y VPH se propaguen, incluso cuando no haya ninguna verruga visible.
Es posible que usted no vea las verrugas durante al menos 6 semanas a 6 meses después de resultar infectado con el VPH. Igualmente puede tomar mucho más tiempo, incluso años. Debido a esto, apenas usted note las verrugas genitales, no significa que usted o su compañero hayan tenido contacto sexual con alguien por fuera de su relación.
No todas las personas que han estado expuestas al VPH y las verrugas genitales van a desarrollarlas.
Los siguientes factores lo ponen a uno en alto riesgo de contraer verrugas genitales, de que se le diseminen más rápidamente, de que reaparezcan o de tener otras complicaciones del virus del papiloma humano:
Tener múltiples compañeros sexuales
Desconocer si alguien con quien se ha tenido una relación sexual tiene una infección de transmisión sexual (ITS)
Volverse sexualmente activo a temprana edad
Consumir alcohol y tabaco
Tener estrés y otras infecciones virales (como VIH o herpes) al mismo tiempo
Estar en embarazo
Tener un sistema inmunitario que no funciona bien, como durante el tratamiento para el cáncer o el SIDA
Si un niño presenta verrugas genitales, se debe sospechar abuso sexual como la posible causa.

Síntomas

Las verrugas genitales pueden ser elevadas o planas y por lo regular del color de la carne. Pueden aparecer como tumores con apariencia de coliflor. Algunas veces son tan pequeñas y planas que no se pueden ver a simple vista.
Lugares comunes para encontrar verrugas genitales:
Las mujeres con mayor frecuencia tienen verrugas dentro o alrededor de la vagina o el ano, en la piel alrededor de estas áreas o en el cuello uterino.
Los hombres con mayor frecuencia tienen verrugas en el pene, el escroto, el área de la ingle o muslos, al igual que dentro o alrededor del ano en quienes mantienen relaciones anales.
Tanto los hombres como las mujeres pueden tener verrugas en los labios, la boca, la lengua, el paladar o la garganta (laringe)
Otros síntomas son infrecuentes, pero pueden abarcar:
Aumento de la humedad en el área de los tumores
Aumento del flujo vaginal
Prurito en el pene, el escroto, el área anal o vulvar
Sangrado vaginal con o después de tener relaciones sexuales
Sin embargo, muchas personas con infección por el VPH a menudo son asintomáticas.

Signos y exámenes

Un examen genital revela lesiones del color de la carne a blanquecinas, planas o elevadas, solas o en racimos en cualquier parte de los genitales.
En las mujeres, un examen pélvico puede revelar tumores en las paredes vaginales o el cuello uterino. Se puede utilizar una ampliación (colposcopia) para ver lesiones invisibles a simple vista. El tejido de la vagina y el cuello uterino se puede tratar con ácido acético (vinagre diluido) para hacer visibles las verrugas.
Una citología vaginal puede mostrar los cambios causados por el VPH. Las mujeres con estos tipos de cambios a menudo necesitan citologías vaginales más frecuentes por un tiempo.
Una prueba de ADN del VPH puede identificar los tipos de alto riesgo de este virus que se sabe causan el cáncer de cuello uterino. Se puede hacer como una prueba de detección para mujeres de más de 30 años o para mujeres de cualquier edad que tengan un resultado ligeramente anormal en una citología.

Tratamiento

Las verrugas genitales deben ser tratadas por un médico. NO use remedios de venta libre propuestos para otros tipos de verrugas.
El médico puede tratar las verrugas genitales aplicando un tratamiento cutáneo en el consultorio o le puede prescribir un medicamento que usted se aplica en casa varias veces a la semana.
Estos tratamiento abarcan:
Imiquimod (Aldara)
Podofilina y podofilox (Condylox)
Ácido tricloroacético (ATC)
Los tratamientos quirúrgicos comprenden:
Criocirugía
Electrocauterización
Terapia láser
Escisión quirúrgica (extirparlas)

Si usted presenta verrugas genitales, todos sus compañeros sexuales deben ser examinados por un médico y recibir tratamiento en caso de encontrárseles dichas verrugas.
Después del tratamiento inicial, el médico programará citas de control para ver si se presenta reaparición de las verrugas.
Las mujeres que hayan tenido verrugas genitales y las mujeres cuyos compañeros sexuales alguna vez tuvieron este tipo de verrugas deben practicarse citologías vaginales (prueba de Papanicolaou) al menos una vez al año. A las mujeres afectadas con verrugas en el cuello uterino, se les aconseja efectuarse las citologías vaginales cada 3 a 6 meses después del tratamiento inicial.

Las mujeres con cambios precancerosos causados por infección con el VPH pueden necesitar tratamiento adicional.
Las mujeres y las niñas en edades de 9 a 26 años se deben hacer aplicar la vacuna contra el VPH.
Expectativas (pronóstico)
La mayoría de las mujeres jóvenes sexualmente activas resultan infectadas con el VPH, pero muy pocas permanecen infectadas por más de 5 años. En muchos casos, el VPH desaparece por sí solo.
La mayoría de los hombres que resultan infectados con el VPH nunca manifiestan ningún síntoma ni problemas a causa de la infección. Sin embargo, se la pueden transmitir a las compañeras sexuales actuales y algunas veces a las futuras parejas.
Incluso después de haber recibido el tratamiento para el virus del papiloma humano, usted aún puede infectar a otros.
Ciertos tipos de verrugas genitales aumentan el riesgo de una mujer de padecer cáncer del cuello uterino y de la vulva.
Complicaciones
Se ha encontrado que algunos tipos del virus del papiloma humano causan cáncer del cuello uterino y de la vulva.
Los tipos del VPH que pueden causar verrugas genitales no son lo mismo que los tipos que pueden causar cáncer del pene o del ano.
Las verrugas pueden llegar a ser numerosas y bastante grandes, requiriendo un tratamiento más extenso y procedimientos de control.
Situaciones que requieren asistencia médica
Consulte con el médico si descubre que un compañero sexual actual o anterior tiene verrugas genitales. Igualmente llame si tiene verrugas visibles en los genitales externos, prurito, flujo o sangrado vaginal anormal. Tenga en cuenta que las verrugas genitales pueden no aparecer durante meses o años después del contacto sexual con una persona infectada.
Asimismo, consulte con el médico si cree que un niño pequeño puede tener verrugas genitales.
Las mujeres deben comenzar a hacerse las citologías vaginales a la edad de 21 años.

Prevención

La abstinencia total es la única forma a toda prueba de evitar las verrugas genitales y otras infecciones de transmisión sexual. Usted también puede evitar estas infecciones teniendo relaciones sexuales con un compañero que se sabe que no tiene la enfermedad.
La piel cercana a las verrugas y alrededor de los genitales, el ano y otras áreas puede transmitir el virus de una persona a otra. Por lo tanto, los condones masculinos y femeninos no pueden ofrecer una protección completa. No obstante, los condones reducen el riesgo y aún se deben usar, ya que disminuyen la posibilidad de contraer o diseminar infecciones de transmisión sexual. Estas precauciones se deben tomar todas las veces, dado que el virus del papiloma humano (VPH) se puede transmitir de una persona a otra aún cuando no haya verrugas visibles u otros síntomas. Ver: comportamiento sexual seguro.
Deje de fumar.

Hay disponibilidad de dos vacunas que previenen la infección contra cuatro de las cepas del virus del papiloma humano, responsables de la mayoría de los cánceres cervicales en mujeres. La vacuna se aplica en una serie de tres inyecciones y se recomienda para niñas y mujeres de 9 a 26 años de edad. Ver: vacuna contra el VPH para obtener información más detallada.
Nombres alternativos
Condiloma acuminado; Verrugas del pene; Virus del papiloma humano (VPH); Verrugas venéreas; Condiloma; Prueba de ADN para el VPH; Enfermedad de transmisión sexual (ETS)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada